2 de febrero de 2007

YA QUEDA MENOS, COMIENZA LA NOVENA.



HE COPIADO ESTE ARICULO DE ARTE SACRO PORQUE ME HA ENCANTADO, ESPERO QUE ACUDAÍS A VER UNO DE ESTOS DÍAS A NUETSRO PADRE JESUS DE LAS TRES CAIDAS (SAN ISIDORO) ESPERO QUE SE DE VUESTRA AGRADO ESTE ARTICULO. UN ABRAZO

Ya queda menos. Novena en la Costanilla. Alberto De Faria Serrano

La espesura de las sombras tempranas de la noche hiela la capacidad de entendimiento. Bajo el recóndito cancel de la puerta de San Isidoro la verdina es reicidumbre orgánica de la memoria. Allí acudes presto a la cita con todos los que ya se fueron. El nudo de la corbata se prolonga más allá de la garganta y atenaza el paso firme hasta la ojiva. Desde la esquina del horno percibes como un año mas no te pesan las canas, ni los Viernes Santos fustrados, ni la añorable costanilla hasta la Casa de Oro. Solo te pesa el numero menguante de tu ficha de hermano; el saber que sois menos cirineos que alivien la carga del Señor.

Más cruzas bajo la estrella de David sin tropezar y te adentras en el hogar de la Casa con el mismo entusiasmo juvenil del estreno. Hace mucho más frio fuera. ¿Donde va a parar? La inigualable y confortable sensación del primer día de Novena se apodera de tu cuerpo. Te presignas ante el Sagrario y saludas a quién no ves desde hace bastante. Cuando has ocupado tu lugar en la celebración ya se ha acelerado el ritmo circulatorio. Decenas de cirios encendidos simbolizan tanto la llama de compromiso de los presentes como sobre todo la entrega y el sacrificio de los ausentes. Alumbran al otro símbolo de la vida cristiana. Presos de nuestras limitaciones los hombres caemos incluso más de tres veces en el camino de la Amargura de la vida. Podemos llegar a sentir la tentación de que alguna vez sea la definitiva. Que nuestras desolladas rodillas coagulen y cicatricen las llagas de nuestra alma y nuestra sinrazón. O estamos dispuestos a no valernos de ningún solícito Cirineo. Más son necesarios ambos; la caída y el cirineo.

Porque hay que caerse alguna vez para comprender la naturaleza del sufrimiento humano y la espléndida oportunidad de servir al prójimo tirando de sus cruces cotidianas. Cirineo naciste y en cirineo te convertirás arriba en la costanilla de tu existencia. Su corona ensangrentada mimetiza el oprobio de los que te niegan la compresión y la compasión que a cada paso te encuentras. Las llagas descarnadas de la mano en la peña endurecen tu quebranto y te revitalizan para levantarte de nuevo. Que al bajar de regreso a casa por Águilas, Abades o la Plaza de la Mina el camino prosigue. No hay nada que temer. Está tan lleno de cardos que cruelmente se incrustarán bajo la epidermis y ni la crudeza de la hiedra podrá ocultar el horizonte de tinieblas que bosqueja la calavera. De ahí que sea una Novena. Honra suma y suprema para el Señor de las Tres Caídas y la meditación de sus cirineos: No hay otro modo de alcanzar a presentir los esquejes de tulipanes y lirios, la cálida aspereza de un esparto y el tacto imborrable del ruan de una tarde de primavera por Alcaicería y por Córdoba. Ya queda menos.

7 comentarios:

José Antonio dijo...

Te animo a incluir más artículos como este, es precioso.Además del costal es bueno y necesario que charlemos sobre la manera en que vivimos nuestra fe a través de las hermandades.

Un Abrazo.

Txomin dijo...

Anoche revivi los momentos que describe el escritor cuando el primer dia de la Novena acudes por la alfalfa, siempre con algo de retraso por la lejanía pero con las mismas ganas de siempre por ver el altar majestuoso que nos brindan los geniales priostes y su grupo joven, nunca me cansaré, uno de los mejores de sevilla.

La verdad es que el relato es una delicia para los sentidos, me ha hecho recordar vivencias anteriores y recuerdos maravillosos en la hermandad donde empezé a vivir de manera especial y sinceramente profunda nuestra Semana Santa.

Salir de acólito el dia en una novena y tener a tu lado como incensario a uno de tus mejores amigos es inolvidable ( Manué, deja de mirar a la Virgen, no seas descarao, que la Novena es al Señor, eh que no se te olvide...jejejejejej)

Son detalles y anecdotas que te viene a la mente que simbolizan el sentimiento profundo y arraigado a una Hermandas que ostentamos todos, cada uno con su hermandad "de" siempre.

Un saludo

caninam meam per tuus huesum muerum dijo...

Estimado cofrade gracias por tus palabras de ánimo en mi blog. Gracias a ellas he podido descubrir el mejor blog dedicado a la Semana Santa de Sevilla. No dudes que a partir de ahora tendrás un incondicional más.

AgUaS dijo...

Sin duda el día de ayer era raro... o cuanto menos diferente... la ilusión de una novena mezclada con la desgana propia de la época de exámenes... y encima la lluvia. Que parece que todos los viernes que se hace allí algo, llueve. Aunque esperemos que todo lo que tenga que caer caiga ahora y no el Viernes Santo.

can_con_patillas dijo...

Por favor Txomin... ¿Ya hasta en tu blog?... Entrada: NOVENA A SAN ISIDORO... Y escribe una persona con nick: AGUAS... Desde luego, te persigue el líquido elemento. Deja de tentar la suerte, que después nos jorobas a los que nos queremos estrenar volcando la Mortaja... :DDDDDD

Un abrazo.

el costalero enmascarado dijo...

jjajajajajajaja que mamona....

AgUaS dijo...

A mi no me echeis las culpas... que yo no tengo na que ver...
Por algo la Virgen de las Aguas abandonó el Viernes y fundó el Lunes Santo (y no fue por sequía...)